¿Tu empresa invierte en seguridad del trabajo o aún vive con base en el pensamiento de que este es un gasto innecesario? A pesar de muy descuidada en diversos segmentos, la seguridad del trabajo es obligatoria para todos los tipos de empresas y esencial para el buen desarrollo de los negocios. Esto cuando este “sector” recibe la atención debida. De esta manera, aumenta la satisfacción del trabajador que pasa a tener más motivación para entregar resultados.

La seguridad del trabajo es tratada como un sector dentro de las empresas; pero no está compuesta obligatoriamente por empleados internos y, muchas veces, no está presente “físicamente”. Esto porque el empleador puede externalizar este servicio. Vas a entenderlo mejor si sabes la “definición” de seguridad del trabajo. Entonces, ¡a eso vamos!

¿Qué es la seguridad del trabajo?

La seguridad del trabajo consiste básicamente en un conjunto de normas y leyes predispuestas por el gobierno. Todas ellas son creadas con vistas a la prevención de accidentes. Y también la preservación de la salud física y mental, de todos los colaboradores dentro de una empresa. Las normas y leyes relacionadas a la seguridad del trabajo imponen una serie de obligaciones a los empleadores, pero también cobran actitudes de los trabajadores.

Hay normas que reglamentan los más diferentes tipos de actividades y situaciones. Cabe a los profesionales formados en el área de seguridad del trabajo el papel de determinar cuáles son las normas y procedimientos que contemplan los riesgos presentes en tu empresa. Para ello, harán un estudio minucioso de todas las actividades desarrolladas por los colaboradores, además de inspeccionar todo el ambiente de trabajo, a fin de detectar riesgos en él.

A partir de todos los análisis, el profesional de seguridad del trabajo va a desarrollar procedimientos de seguridad que deben seguirse al pie de la letra por todos los empleados. Cabe al empleador desarrollar junto al profesional responsable y a sus empleados la implementación de una cultura de seguridad del trabajo a partir, por ejemplo, de la crianza de rutinas que incluyan los buenos hábitos de salud y seguridad.

El empleador debe ofrecer todos los insumos necesarios para el cumplimiento de los procedimientos de seguridad, así como los equipos de protección individual y la promoción de las mejorías necesarias dentro del ambiente de trabajo.

La prevención es la mejor forma de garantizar la seguridad del trabajo

Tan importante como la utilización de los equipos de protección individual correctos son las medidas y procedimientos preventivos. La mayoría de los accidentes que diariamente alejan a los trabajadores de sus actividades son completamente evitables. Por eso es importante la adopción de una postura más responsable y la obediencia a las orientaciones impuestas por el sector de seguridad del trabajo durante la realización de cualquier actividad dentro del local de trabajo.

Existe una serie de actitudes que a primera vista parecen inocentes, pero que, en verdad, son muy irresponsables y acaban poniendo la salud del trabajador en riesgo. Son cosas hechas de manera inconsciente en la carrera de las tareas diarias y que necesitan una buena dosis de disciplina para evitarlas. Así, un ejemplo son las cajas y herramientas que se dejan fuera de su lugar de origen.

Las cajas, cuando están en el medio del camino, pueden hacer con que alguien tropiece y caiga. Una caída puede causar lesiones de diferentes gravedades y alejar a los trabajadores de las actividades por largos períodos. Ya tenemos un causador de accidentes que puede ser fácilmente corregido, ¿no es verdad? Pues basta con que las cajas tengan local de almacenaje pre determinado o que mínimo se dejen en un rincón seguro donde nadie vaya a tropezar.

Las herramientas que no están en uso y se dejan sueltas por el ambiente de trabajo también pueden acabar hiriendo a una persona distraída. Es importante orientar a los empleados sobre la operación y utilización correcta de todas las herramientas y máquinas de trabajo. Además de reforzar y fiscalizar si todos los equipos están correctamente apagados, desmontados y/o guardados cuando no están en uso.

Pistas de prevención y seguridad del trabajo

Además de la utilización correcta de los equipos de protección individual y de la organización del espacio, existen otras pistas que ayudan a promover la seguridad del trabajo y minimizar los riesgos de accidentes. Es importante que el colaborador esté siempre bien atento y realizando sus tareas con plena consciencia, ya que la falta de atención también es gran causadora de accidentes. Además, el trabajador debe realizar apenas las actividades para las cuales está apto.

El trabajador que desempeña funciones para las que no ha sido debidamente entrenado y orientado tiene muchas más chances de cometer errores y también de no entregar resultados satisfactorios. La empresa debe promover entrenamientos y reciclajes periódicos. Y también garantizar que los colaboradores estén desempeñando apenas las actividades para las cuales fueron debidamente capacitados.

Es importante que el trabajador esté atento al ambiente en que trabaja diariamente a fin de darse cuenta del surgimiento de nuevos riesgos a su salud y seguridad. A partir de esta percepción, debe reportar sus observaciones y los posibles riesgos a los responsables para que las medidas correctivas y/o preventivas sean tomadas lo cuanto antes.

Comunicación y seguridad del trabajo

La comunicación eficaz puede auxiliar mucho en la implementación de la cultura de seguridad del trabajo en cualquier ambiente. Las normas y procedimientos establecidos por el sector de seguridad del trabajo deben siempre repasarse a los colaboradores de forma clara y concisa. Pues si hay ruidos en la comunicación puede ser que la seguridad no sea eficaz.

Es importante promover reuniones periódicas para que los profesionales de seguridad del trabajo hablen sobre las normas y procedimientos a seguir. Todas las orientaciones deben pasarse de forma didáctica; y el profesional responsable de la transferencia debe asegurarse de que ningún colaborador tenga dudas. Entonces las informaciones más importantes deben repetirse y, siempre que posible, las situaciones deben ilustrarse por intermedio de vídeos o imágenes.

Una opción para reforzar procedimientos diarios es la instalación de paneles o pantallas de tele en los espacios de convivencia de los colaboradores. En los paneles pueden fijarse carteles con recordatorios sobre la utilización correcta de los EPI; los cuidados con ellos tras su uso; los procesos para operación de máquinas; utilización de herramientas y otras prácticas que minimizan los riesgos de accidentes. Pues lo mismo sirve para teles que pueden exhibir esos mensajes de forma más animada y atractiva.

Para que el colaborador entienda la real importancia de la seguridad del trabajo y de la prevención de accidentes, es importante que el asunto se inserte de forma constante y natural en su rutina. Por tanto, refuerza la importancia de las buenas prácticas y de la utilización correcta y responsable de los equipos de protección individual.

#Indicca – Generación de Contenido

#zapatos de seguridad @botas de proteccion #epi #botas de seguridad